Bretaña Francesa en Furgoneta Camper

Os queremos proponer una ruta por la Bretaña Francesa desde Madrid, recorriendo toda la costa de la Bretaña Francesa. Es un viaje perfecto en camper, en Francia esta muy desarrollado el caravaning y están acostumbrados a viajar por su propio país durante todo el año en sus autocaravanas, caravanas o furgonetas camper.

Nuestro principal objetivo del viaje era llegar y conocer la abadía El Mont-Sant-Michel, en Normandía, que se levanta sobre un islote rocoso rodeado de una maravillosa bahía. Solo se puede visitar durante la marea baja. Se ha hecho una carretera “pasarela” para que lleguen los turistas, pero antes cuando subía la marea quedaba incomunicada.

Bueno vamos a contaros un poquito de los 7 días que pasamos por estos paisajes Franceses.

Dia 1

Nuestro objetivo del día era hacer noche cerca de Burdeos. Salimos de Madrid temprano y nuestro objetivo era llegar a San Juan de Luz al medio día , es un bonito pueblo costero que esta pasado Irún y Hondarribia, ya en terreno Frances.

Es un pueblo pintoresco, el País Vasco Francés situado a las puertas de España.

Sitios imprescindibles para ver:

  • Casa de la Infanta
  • Casa Louis XIV
  • Museo
  • ecológico vasco
  • La Gran Playa, protegida por los diques, ofrece el baño y la diversión de las actividades náuticas, totalmente seguras para niños y mayores.

Seguimos con el viaje dirección Burdeos. De camino, muy cerca de Biarritz, comimos en un acantilado espectacular, al que llegamos un poco a la aventura.

Después de disfrutar de una comida con vistas al mar, seguimos el camino hasta el camping Chez Gendron.

Dia2

Desayunamos, nos dimos una ducha y salimos dirección Rennes (Capital de la Bretaña Francesa), en el camino pasamos por Nantes, situada a orillas del Loira.

Llegamos a Rennes y dimos una vuelta por sus peculiares calles, lo mas llamativo de esta ciudad son sus fachadas. Parece que se vayan a caer hacia un lado. Tomamos algo por una calle de bares y seguimos el camino dirección Vitré, primer pueblo de la ruta que llevábamos en mente. Llama mucho la atención el castillo, pero la verdad que el pueblo no tiene mucho mas que ver, hay que tener en cuenta que es parte de la ruta de los Castillos del Loira. Desde Rennes tardamos 45 minutos en llegar y seguimos dirección Fougeres, era otro pueblo que queríamos ver y donde queríamos hacer noche ese día. Paramos en el Camping Municipal du Lac, menuda maravilla de camping con vista a un precioso lago en el que pudimos disfrutar de una puesta de sol espectacular.

Dia 3

Llego el día tan esperado, el día en el que íbamos a visitar el Mont-Sant-Michel.

Amanecemos en el Camping du Lac, teníamos 1 hora de viaje hasta la abadía, nos pusimos en carretera y llegamos hasta el Parking que esta a 2 km, y se llega andando o en autobuses especiales gratuitos.

La entrada, era libre, pero se podía acceder a la parte alta por 10€/persona. Los pagamos y accedimos para ver las espectaculares vista y el interior de la abadía. Esta encaramada a 80m de altura y es una de las perlas del Patrimonio de la Humanidad.

Nos pusimos en carretera y seguimos hasta Dinan, es un pueblo que te hace sentir que estas en plena Edad Medieval. Con sus casi tres kilómetros de murallas, Dinan y su castillo del siglo XIV se yerguen con orgullo sobre el río Rance. Del puerto deportivo, situado en la parte baja de la ciudad, parten bonitos paseos hacia el estuario. En cambio, en la parte alta, las casas medievales en voladizo completan la visita de esta localidad con un marcado carácter medieval.

Seguimos ruta en busca de un camping para hacer noche y dimos con uno cerca de Saint-Brieuc, con vistas al mar. Era un camping municipal que no salió gratis. En Francia, cada pueblo tiene su Camping Municipal que suelen ser gratuitos durante todo el año excepto en verano y están muy bien cuidados y con todo lo necesario.

Dia4

Amanecemos, desayunamos con vistas al mar desde el camping, ducha y seguimos con la aventura.

Tenemos intención de llegar a La Faou, queremos ir por la costa viendo buenos paisajes y pasar nuestra primera noche fuera de campings en algún acantilado.

Camino a Le Faou, llegamos a Brest y comimos con vistas al mar, después de comer seguimos hasta Le Faou, tomamos un café y dimos una vuelta por el pueblo, es pequeño pero bonito, muy agradable el paseo junto al rio que llega hasta la iglesia. De ahí seguimos en busca de algún sitio para pasar la noche con unas buenas vistas.

Fuimos a ver el Point du Raz, unos acantilados y vistas impresionantes, y decidimos buscar un sitio para poder pasar la noche. Encontramos a un chico francés con su camper y no le importo q pasáramos la noche allí con él, pasamos el resto de la tarde juntos, bajamos a una playa q nos dijo a ver la puesta de Sol y la verdad q fue brutal, después subimos donde teníamos las furgos cenamos, y no faltaron las risas y las historias de del chico que era podólogo y viajaba solo con su furgo alrededor de su país para visitar a amigos que tenia en diferentes ciudades. Esto es lo bonito de viajar de manera “nómada”, te vas encontrando gente por el camino con sus historias y sus vivencias que te enriquecen.

Día 5

Desayunamos y os pusimos rumbo a Locronan, pero Pierre, nuestro amigo Frances, nos recomendó pasar por Point di Dinan. Situada en aguas del mar Iroise y en la península de Crozon, es conocida por el bonito arco natural que se ha formado, debido a la erosión, en uno de sus brazos.

Seguimos el camino y llegamos a Locronan. Ha entrado en los exclusivos clubes de los «Pequeños Pueblos con Carácter» y «los Pueblos más bonitos de Francia» con argumentos contundentes. No te costará encontrar las razones cuando camines a pie por la plaza central y admires sus maravillosas casas y su pozo.

Los celtas eligieron este lugar para crear un nemeton: un recorrido sagrado jalonado de estaciones que simbolizan los meses del año. En el siglo XI, san Ronan cristianizó el asentamiento y fundó la ciudad. Locronan ganó en riqueza y belleza a partir del siglo XIV, gracias al textil para velas. El comercio establecido con todas las grandes flotas creó fortunas y armoniosas casas de granito. Las fachadas permanecen fieles a sus origines.

Después de disfrutar del pueblo y de unas crepes en Crêperie» Les 3 fées «, muy recomendable, seguimos rumbo a Vannes en el que paramos a hacer unas fotos y fuimos al siguiente pueblo de nuestro recorrido en el que hicimos noche en un parking a las afueras pegado al rio. El pueblo el Rochefort en Terre, muy conocido en la Bretaña.

Día 6

El objetivo del día era llegar a la Duna du Pilat, tocaba carretera, 519 km… así que decidimos coger un Ferry en Royan para acortar. Llegamos a un camping justo a la falda de la duna y ya era casi de noche. Dejamos esperar nuestro deseo de subir a esa duna tan impresionante para el día siguiente.

Dia7

Nos levantamos y lucía un sol espectacular desayunando. Llego el momento de subir a la Duna, madrugamos para así, poder disfrutarlo sin gente y así fue. 2,9 kilómetros de largo, 616 m de ancho y hasta 110,90 m de alto…

La Duna de Pilat es con diferencia la duna más alta de Europa. Pero la altura no lo es todo. Por el contrario, es el conjunto formado por su increíble tamaño, un ambiente fascinante y su impresionante panorama que la hace única. A esto se le añaden sus formas y colores que varían con el tiempo, la luz, la sensación de inmensidad y la libertad que proporciona.

El objetivo del día era llegar a Madrid, tocaba hacer km, pero haciendo una para San Sebastián y comiendo de pintxos por el centro sabíamos que se haría mas ameno, y así lo hicimos después de subir al famoso mirador de Igeldo y dar un paseo por la playa de la concha.

Ya solo nos quedaba volver a Madrid compartiendo recuerdos y vivencias.

Esperamos que os hayamos ayudado si estáis pensando en hacer un viaje por esta parte de Francia. Nosotros volveremos a repetir sin duda…

Cualquier duda sobre la ruta o recomendaciones, pregúntanos.